Sobre la obra en general de JPF

Tragedia, deshonra y profilaxis moral en la cultura argentina

Por Eduardo R. Saguier

En este escrito quisiera extenderme sobre una tema de la sociologia del conocimiento, especificamente las diferentes secuelas y/o traumas politico-psicologicas provocadas en el campo cultural como resultado de la tragedia desatada por el terrorismo de estado, tales como el exilio intelectual, la indiferencia moral, y el colaboracionismo, asi como la posterior necesidad de generar una profilaxis o saneamiento moral en el seno de las instituciones culturales que cale hondo en todas aquellas lacras que vienen socabando las libertades academicas.

Violencia y terrorismo en los setenta

Continúa la saga de libros referidos a los años que antecedieron al golpe militar de 1976. El terror, y especialmente la organización Montoneros, están ahora bajo el foco. Un político como Julio Bárbaro, ensayistas y periodistas indagan y cuestionan a la militancia de entonces. Y no agotan las explicaciones sobre la raíz del fenómeno violento.

Por Marcos Mayer
sobre-drodriguez_rucci
EL ATENTADO CONTRA RUCCI, que acabó con la
vida del dirigente máximo de la CGT, se produjo tras
la asunción del gobierno por Juan Perón, en 1973.
Los militantes de Montoneros solían recorrer las calles al canto de "Somos terroristas". Lo recuerda Pilar Calveiro en Política y/o violencia, un libro publicado hace un par de años y que es uno de los comienzos de lo que parece ser hoy una creciente revisión, o, mejor dicho, regreso crítico a los hechos y perspectivas del accionar guerrillero en la década del 70. En un texto más reciente, Sobre la violencia revolucionaria, Hugo Vezzetti califica de "terrorista" la acción que condujo al secuestro y luego a la muerte del general Pedro Eugenio Aramburu en mayo de 1970, acta de fundación política de Montoneros. La palabra está llena de controversias, porque se juega en el territorio de la conflagración y está cargada de componentes violentos.

El recular del filósofo kirchnerista

Lo dice José Pablo Feinmann: “Perón mató a Rucci”

Por Ceferino Reato (*)

 

sobre-peronrucci

Juan Domingo Perón junto a José Rucci, el sindicalista asesinado el 25 de septiembre de 1973. | Foto: Cedoc

 

Leer para creer. El filósofo, ensayista y novelista José Pablo Feinmann afirmó que Juan Domingo Perón pudo haber ordenado el asesinato del secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, el 25 de septiembre de 1973, y su argumento es un chiste de aquella época ya que “ningún chiste surge sin algún asidero en la realidad”.

Feinmann, Rucci, el honor y el botín

PATRULLAJE K

Cada gobierno tiene sus intelectuales, que buscan copar la agenda pública con ciertos temas e intentan generar consenso sobre los puntos de vista del oficialismo.

 

Por Ceferino Reato

Cada gobierno tiene sus intelectuales, que buscan copar la agenda pública con ciertos temas e intentan generar consenso sobre los puntos de vista del oficialismo. No hace falta un cargo en el Estado; se puede realizar esta tarea conservando la forma de librepensador, y es probable que esta astucia sea la manera más eficaz de concretarla.

Los dilemas de un intelectual honesto

sobre-Jose_Pablo_Feinmann

Carlos Altamirano publicó hace unos años un trabajo consagrado a la vida del ex presidente Arturo Frondizi, una de las figuras más complejas de nuestro pasado reciente.
En: "Arturo Frondizi o el hombre de ideas como político", aparecido en el marco de la atractiva colección: "Los nombres del poder" (Fondo de Cultura Económica, 1998), Altamirano, desde el título mismo, anticipaba el nudo de su ensayo: reflexionar acerca de la relación entre la política y la intelectualidad.
Ello, por cuanto no habían abundado -ni abundarían- intelectuales que se consagrasen a la política y llegaran a la posición que alcanzó Arturo Frondizi en 1958 y desde allí, analizar las peculiaridades de esa relación como a su vez de las prevenciones en el involucramiento de los intelectuales en ese terreno.
No es este el ámbito para discurrir sobre las conclusiones de ese trabajo, sólo lo evoco para introducir el tema que en este caso me importa, cual es, la relación actual de los intelectuales con la política y con el poder, que huelga aclararlo, no son la misma cosa.
Por razones en las cuales tampoco habré de extenderme, la política o el compromiso político de los intelectuales con determinada alternativa o espacio político son excepcionales o en su caso a plazo fijo: concedido en un contexto determinado (por caso, una campaña electoral) y retirado bien pronto.
Sin embargo este gobierno, o en verdad la propuesta política iniciada en 2003, presenta la particularidad de un respaldo sostenido en el tiempo de un grupo de intelecuales de notable prestigio y considerable heterogeneidad.

Feinmann (José Pablo)

Hace pocos días se publicó Timote, secuestro y muerte de Aramburu; el último libro de José Pablo Feinmann, aprovechamos la oportunidad para repasar algunos aspectos de la basta obra del filósofo y abrir el debate (o sumarse) que traerá su libro.

Por Nahuel A. Billoni

José P. Feinmann X Juan Forn

20 años en el espejo Los reportajes de Página/12 que testimonian dos décadas de la cultura, la sociedad y la política argentinas

sobre-DFEINMAN

Por Juan Forn

Publicado el 15 de noviembre de 1998

Hubo un tiempo en la Argentina en que un libro de ensayo aspiraba a incluir entre sus páginas “lo máximo posible” y no “lo mínimo indispensable” en el terreno de las ideas. Un tiempo en que los ensayistas eran algo más que meros opinators de revistas y programas de radio y TV. Algo pasó, después. El pragmatismo, lo fragmentario, el uso del prefijo post, se fueron convirtiendo en coartadas perfectas para no profundizar en lo que podría llamarse los Grandes Dilemas. Muchos incluían a José Pablo Feinmann en esta tendencia: el filósofo que se puso a escribir “novelitas” policiales, guiones de cine y columnas periodísticas. Error. En el curso del último año, Feinmann ha entregado dos textos de admirable densidad y coraje intelectual. Primero fue la obra de teatro Cuestiones con Ernesto Che Guevara (ambientada en la última noche del Che en La Higuera, retratando un escalofriante diálogo entre el revolucionario a punto de morir y un “intelectual progresista” de los ’90, formado en las consignas revolucionarias de los ’70, que está allí para escribir una tesis sobre el Che subvencionada por una fundación norteamericana). Ahora es un ensayo sobre la violencia política titulado La sangre derramada (publicado en estos días por Planeta), que empieza con polémica potencia y no da respiro hasta el final.

Pienso, luego existo

La obra de José Pablo Feinmann es tan profusa, amplia, aguda y volcánica que resulta inclasificable: novelas, columnas de análisis político, intervenciones mediáticas, ensayos sobre cine, fascículos de filosofía, obras de teatro, guiones de cine, cuentos y hasta un programa de televisión. Como si fuera poco, dentro de esas mismas obras, unas invaden a otras, dando forma a un estilo aún más inclasificable. Pero si hay un amor que las atraviesa a todas, sin duda es la filosofía, a la que se dedicó ininterrumpidamente desde sus años de facultad. Por eso, la publicación del monumental La filosofía y el barro de la historia (Planeta) marca la aparición de uno de sus libros fundamentales, uno de esos para los que alguien se prepara toda la vida y la deja en él.