El mito del Eterno Fracaso

El mito del Eterno Fracaso

Reflexiones sobre el escepticismo

Fenomenología del Escéptico

 

La historia no se repite, pero gusta de la coherencia. A nadie extrañará, entonces, que estos largos años de desdichas argentinas hayan engendrado un personaje casi previsible: el escéptico. Al modo de los sofistas presocráticos, también él se considera un “maestro de la sabiduría” y no es infrecuente que lo proclame: Se las sabe todas-dice- y ya nada ni nadie conseguirá su adhesión, y menos aún su entusiasmo. Ante un auditorio absorto y seducido –ya que nada seduce tanto como el fracaso, pues nos libera de culpas, responsabilidades y esfuerzos-, expone una concepción cíclica de la historia en la que cada fracaso es consecuencia de uno anterior y prefigura el que vendrá.