Elementos para el análisis del tratamiento mediático del caso Blumberg

Elementos para el análisis del tratamiento mediático del caso Blumberg

Por Mercedes Calzado

Violencia, Delito, Cultura Política, Sociabilidad y Seguridad Pública en Conglomerados Urbanos
Subproyecto: "Representaciones, Violencia delictiva y modelos de prevención. El rol de los medios de comunicación"
Primera versión PBL

 

“El poder de “policía” se presenta como una administración que,
junto con el poder judicial, el ejército y el tesoro, dirige el Estado.
Es verdad. No obstante, es un poder que abarca todo lo demás.
Turquet lo expresa así: “Extiende sus tentáculos y penetra en todas
las condiciones de las personas, en todo lo que hacen y
en todo lo que emprenden”. La policía incluye todo”.
Michel Foucault

“La sangre aún tibia de nuestros mártires
será el plasma vital de esta renovada Argentina”
La Razón, 19 de agosto de 1976

I. Introducción

La denominada “Cruzada Axel”, iniciada por Juan Carlos Blumberg a partir de la muerte de su hijo a fines de marzo del 2004, se presenta como un momento paradigmático  para el análisis de discursos sobre la construcción mediática del delito y la delincuencia.
Durante los primeros meses de ese año se refuerza ampliamente la circulación de construcciones discursivas en torno a la necesidad de reimponer el orden social especialmente mediante modificaciones de tipo penal. La superposición de una serie de hechos –reclamos
masivos de la clase media, surgimiento de un referente social, modificaciones legislativas, entre otros- (Guagnini, 2005) nos ubica en el análisis del caso en tanto síntoma, es decir, en un lugar privilegiado para explorar tendencias, posicionamientos y concepciones del delito y
del castigo (Arfuch, 1997).

Los rasgos que emergen de este período, son un ejemplo del modo enunciativo propio de una década signada por la profundización de la circulación de discursos en torno a la noción de inseguridad. Desde mediados de los ´90 los medios masivos de comunicación reforzaron la difusión de temáticas vinculadas al delito. A la par de las primeras apariciones de los resultados de la instauración de un modelo económico neoliberal (distribución regresiva del ingreso, desempleo, emergencia de nuevas formas de protesta), aumentó la tasa de delitos denunciados1 (Gráfico 1) y, en paralelo, se reforzaron construcciones discursivas que buscan resolver las consecuencias del modelo mediante el empleo de políticas punitivas y la profundización de mecanismos de control social –formal/informal- (Pegoraro 2000, Del
Olmo, 2000). Esto se evidencia tanto en la modificación sustancial de leyes, como en el aumento del uso de la fuerza por parte de las agencias policiales (CELS, 2001, Correpi, 2004) y en la criminalización de la protesta social.

El objetivo de este primer análisis exploratorio es describir un conjunto de elementos sobre los cuales se ha desplegado el tratamiento mediático del caso Blumberg desde su muerte en marzo de 2004 hasta la última marcha realizada por su padre, a mediados de 2005.
Si bien es importante relevar las diferencias en el modo de tratamiento de cada medio de comunicación, en esta primera aproximación sólo se analizan elementos regulares del discurso sobre el caso Blumberg. El objetivo general, por lo tanto, es reflexionar acerca de algunos rasgos que subyacen a la construcción discursiva que atraviesa el caso Blumberg y pensar el papel que los medios de comunicación poseen en el entramado del sistema penal.
El corpus de medios gráficos desde el que se realiza el análisis está formado por artículos periodísticos vinculados a la muerte de Axel y las cuatro marchas protagonizadas por Blumberg en los diarios Clarín, La Nación y Página 12 durante marzo de 2004-junio de 2005. Sobre un total general de 760 artículos relevados, se analizaron en profundidad 232 notas2 de las cuales la mayor parte correspondió a La Nación (97 notas), seguido por Clarín (71 notas) y por último Página 12 (64 notas). Este relevamiento permitió dar cuenta de que la
mayor cantidad de publicación en relación al caso Blumberg correspondió en el período al diario La Nación (41 por ciento), seguido por Clarín (31 por ciento) y en menor medida a Página 12 (28 por ciento). (Gráfico 2).

Asimismo, al análisis se suman elementos de programas televisivos, especialmente un conjunto de emisiones de Hora Clave en las que participó Blumberg. Por último, se consideran una serie de entrevistas realizadas por el equipo de investigación a periodistas de
medios gráficos, audiovisuales y radiales desde las cuales se puede reflexionar sobre la mirada del propio periodismo en relación a la construcción del caso (12 entrevistas).
A partir del conjunto de este material, los siguientes apartados analizan en primer lugar cómo se elabora periodísticamente el caso Blumberg, cuáles son sus particularidades discursivas; y en segundo lugar, cuáles son los estereotipos que se reconstruyen desde los
medios3; considerando a su vez en este punto qué tipos de resolución del diagnóstico de inseguridad emergen del material trabajado durante la investigación, es decir, de qué modo se piensa políticamente el caso.

 

II. Elementos discursivos de la narración del caso

II.1. El caso
En las tapas de los diarios del 24 de marzo de 2004 se publica la noticia del asesinato de un chico de 23 años secuestrado una semana atrás (imágenes 1 y 2). El secuestro de Axel Blumberg se conoció el mismo día de su muerte, había permanecido en secreto durante el
transcurso de las negociaciones. Los medios recién conocieron la noticia el día anterior cuando apareció el cuerpo de Axel en un descampado de Moreno. No habían cubierto, como en otros casos, el transcurso de las negociaciones de los familiares y los secuestradores, los intentos de pago, los pormenores del secuestro. La noticia periodística del momento de su muerte marca el primero de muchos elementos que harían, de alguna manera, diferente el tratamiento de este caso, no sólo por el asesinato y las posteriores movilizaciones masivas convocadas por el padre con el apoyo de las empresas mediáticas, sino también por ser un caso que comienza cuando todos los otros secuestros de los años anteriores habían finalizado: con la aparición del secuestrado. El final trágico es el principio de una historia que marcará las particularidades del relato que realizan los medios.

El surgimiento del hecho en los medios corre en paralelo a la profundización e institucionalización de los discursos de derechos humanos por parte del Estado. Clarín titula el 24 de marzo: “Tensión Kirchner-PJ por el acto en ESMA” y en un recuadro menor, acompañado de una foto de Axel, “Matan a sangre fría a un secuestrado” (imagen 1). Al día siguiente, el 25 de marzo, se replica esta distribución: “ESMA: Kirchner pidió perdón en nombre del Estado”/”Conmoción por el brutal asesinato de Axel” (imagen 2). El acto encabezado en la Escuela de Mecánica de la Armada por el presidente Kirchner, tiene lugar el mismo día en que surge la noticia de la muerte de Axel, cuando su padre Juan Carlos Blumberg realiza las primeras declaraciones mediáticas acusando a las autoridades por la muerte de su hijo: “Yo hice lo que decía la policía, fui a entregar la plata… y perdí a un hijo”.
Todos tenían el tipo de caso noticiable por su dramatismo y por el tono político que adquirían esas palabras en la boca del familiar de una víctima fatal de la inseguridad.
Con la primera marcha Blumberg queda instalado como referente que impacta mediante el contacto con una masividad inesperada para las autoridades políticas, convocada mediante y por los medios de comunicación, y funcional para sectores políticos sociales con proyectos de ley aguardando el empujón de un hecho de resonancia social. En el caso Blumberg los medios más que instalar la noticia, la potencian a escalas que hasta ese momento no habían tenido otros hechos vinculados con secuestros extorsivos, incluso seguidos de muertes, por ejemplo el asesinato de Juan Manuel Canillas en el 2002.
La figura de Juan Carlos Blumberg se convierte en un referente político-social que sigue siendo fuerte en términos mediáticos –y de presión política- en tanto se siguen narrando secuestros: los casos de Patricia Nine, Cristián Ramaro, Gabriel Gaita y Nicolás Garnil a mediados del 2004 le permiten mantener, e incluso acrecentar por momentos, su presencia noticiosa. Él es el personaje que acompaña a las nuevas víctimas, él pasa a ser la víctima que les da voz mediática a aquellos que recién ingresan en los relatos. Pero cuando estos hechos disminuyen y los pedidos se diversifican y multiplican, las noticias periodísticas dejan de acompañar masivamente estos reclamos –recordemos que en la última marcha de junio de este año los reclamos dejan de vincularse con los secuestros extorsivos y pasan a centrarse en la excarcelación de Omar Chabán y María Julia Alzogaray-.
Una pequeña aproximación cuantitativa de los artículos relevados permite demostrar la variación mediática que posee cada una de las marchas. De los 760 artículos utilizados para el análisis, 23 pertenecieron al momento del surgimiento del caso, días más tarde, con la primera marcha, el número de notas crece a 70 adquiriendo su mayor pico en el período trabajado. La segunda marcha da cuenta de una pequeña disminución (62 notas) en una línea que vuelve a crecer con la tercera marcha (67 notas) y disminuye fuertemente, hasta casi desaparecer, en la cuarta marcha del 2005 (gráfico 3). Esta variación de alguna manera corre en paralelo a las cifras de asistentes a las manifestaciones. Según estimaciones periodísticas (Guagnini, 2005), durante la primera marcha participaron 150 mil personas, en la segunda alrededor de 40 mil, la tercera sube a 70 mil y la cuarta registra un abrupto descenso de participantes con sólo 5 mil personas (gráfico 4).

Bajar estudio completo versión pdf

 

Bibliografía
Agamben, G. (2001): Estado de excepción, Ed. Adriana Hidalgo, Buenos Aires.
Amossy, Pierrot, (2001): Estereotipos y clichés, Eudeba, Buenos Aires.
Blaustein, E., Zubieta, M. (1998): Decíamos ayer. La prensa argentina bajo el proceso.
Editorial Colihue, Buenos Aires.
Contreras, F., Sierra, F. (coords.), (2004): Culturas de guerra, Ediciones Cátedra, Madrid.
Elias, N. (1990): “Problemas de la autoconciencia y de la concepción del ser humano”, en La sociedad de los individuos, Ed. Limpergraf.
Feinmann, J. P., (2005): “La Argentina Intolerante”, en Feinmann, J.P., Escritos imprudentes II. Argentina, América Latina y el imperio global, Editorial Norma, Buenos Aires.
Fernández Pedemonte, D. (1999): “La violencia de los signos”, Revista Diálogos de la comunicación, N° 55.
Fernández Pedemonte, D. (2001): La violencia del relato, discurso periodístico y casos policiales, Ediciones La Crujía, Buenos Aires.
Foucault, M. (1999), Vigilar y Castigar, Editorial Siglo XXI, México.
Guagnini, L. (2005): Blumberg, en el nombre del hijo, Editorial Sudamericana, Buenos Aires.
Hardt, M., Negri, A., (2002): Imperio, Editorial Paidós, Buenos Aires.
Hobbes, T. (1984): Leviatán o la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil, Fondo de Cultura Económica, México.
Martini, S. (1999), “El sensacionalismo y las agendas sociales”, Revista Diálogos de la comunicación, N° 55.
Monsiváis, C. (2000): “Ciudadanía y violencia urbana: pesadillas al aire libre”, en Rotker, S.
(ed.), Ciudadanías del miedo, Editorial Nueva Sociedad, Caracas.
Negri, A. (1991): “Comunicación y lucha de clases”, Revista Sociológica, año 6, N° 7, UAM – México.
Pavarini, M. (1996): Control y dominación, México, Siglo XXI.
Pita, M. V., (2005): “Mundos morales divergentes. Los sentidos de la categoría de familiar en las demandas de justicia ante casos de violencia policial”, en Derechos humanos, tribunales y policías en Argentina y Brasil. Estudios de antropología jurídica, Sofía Tiscornia y María Victoria Pita (Editoras), Editorial Antropofagia, Buenos Aires.
Rodrigo Alsina, M. (1993): La construcción de la noticia, Paidós Comunicación, Barcelona.
Rotker, S. (ed.), (2000): Ciudadanías del miedo, Editorial Nueva Sociedad, Caracas.
Sierra, F., (2004): “Medios de información y “operaciones de paz”. Las guerras imperiales en la aldea global”, en Culturas de guerra, Contreras, Fernando, Sierra, Francisco (coords.), Ediciones Cátedra, Madrid.
Young, J., (1991): “Más allá del paradigma consensual: una crítica al funcionalismo de izquierda en las teoría de las comunicaciones de masas”, Control y Poder, N° 1.