2006

RADAR - 2 de julio de 2006

 

JOSE PABLO FEINMANN: EL CINE POR ASALTO

Ensayos de súper acción

José Pablo Feinmann escribe sobre cine con un tono perso-nal y apelando al recuerdo. Su último libro, sucesor de Pasiones de celuloide, resume sus pasiones y observaciones sobre películas, directores y actores que no se agotan en la pantalla, sino que ponen un pie en la realidad que está más allá del The End.

Página12 - 5 de febrero de 2006

 

Relatos de la Argentina

Por José Pablo Feinmann

 

NA32FO01-relatos

¿Desde cuántos ángulos se puede entender la historia de este país? Si asumimos la máxima que propone “no hay hechos, hay interpretaciones”, podríamos proponer un relativismo que nos lleve a la aceptación de todos esos ángulos como válidos. Lo son en tanto las interpretaciones impliquen un relevamiento exhaustivo de los hechos. La interpretación que da Alberdi al distinguir entre una democracia bárbara y una civilizada (Escritos póstumos, tomo V) está entre las más atractivas. La democracia bárbara habría sido la de las provincias federales en lucha contra la hegemonía de Buenos Aires, que habría intentado someterlas desde la mismísima Revolución de Mayo. Todo el problema del país, según el eterno exiliado tucumano, radicaría en la integración de estas dos democracias. La integración, desde la literatura, o, más exactamente, desde la poesía, la lleva a cabo Borges en su poema sobre la muerte de Laprida a manos de los montoneros de Aldao.

Página12 - 24 de diciembre de 2006

 

La TVVómito

Por José Pablo Feinmann

 

Muchos pasan por la vida sin dejar huella alguna. Otros no. El señor Birome, por ejemplo, inventó la birome y él se llamaba así, Biro, por lo cual la inmortalidad le estuvo asegurada. Al menos hasta que apareció el señor Bic e inmortalizó el bolígrafo. Alguien, alguna vez, inventó la expresión “Guerra Fría”. Otro acortó las polleras e inventó la palabra “minifalda”. Otro las alargó e inventó “maxifalda”. Otro inventó la expresión “nouvelle vague”. Otro “nouvelle cuisine”. Otro “film noir”. Otro, un día, pegó un chicle a un tacho de basura y le llamó “intervención”. ¿A qué viene esto? Hará un par de semanas fui a un programa de TV. Me exhibieron una serie de fragmentos de eso que todo el día la gente ve y yo dije: “Esto es un vómito”.

Página12 - 23 de julio de 2006

 

Guerra y verdad

Por José Pablo Feinmann

 

NA40FO01-gueerayverdad

En medio de las bombas, los misiles y los muertos, se abre paso –a veces desesperadamente– una pregunta: ¿quién tiene razón? Digo “desesperadamente” porque siempre una respuesta tranquiliza. Si se responde “X tiene la verdad”, uno se tranquiliza. Todo lo que hace X está justificado. Y es, también, verdadero. Puesto que identificamos la razón con la verdad. Ocurre, sin embargo, que es difícil tranquilizar con una respuesta de ese tipo: “X tiene la verdad”. Porque cuando alguien dice algo así es porque está a favor de X. La “verdad” de X lo ha convencido, la ha hecho suya. Aparece, entonces, otro personaje que pregunta y obtiene otra respuesta: “Z tiene la verdad”. Y puede aparecer otro y decir: “Ni X ni Z tienen la verdad. Ninguno la tiene”. ¿Cómo se establece la verdad? ¿La verdad es de este mundo? ¿Hay una verdad o hay un vértigo de verdades? Y si hay esto último, ¿cómo es posible vivir sin ninguna certeza? Alguna verdad –se dicen los habitantes de este planeta que arrasa con todas– tiene que haber. Cuando hay una verdad también sabemos eso que es peligroso. Cuando hay miles caemos en un relativismo que nos impide actuar, elegir, hasta opinar.

Página12 - 14 de mayo de 2006

 

Alacranes

Por José Pablo Feinmann

 

 

NA32FO01-alacranes

Siempre se puede tomar como punto de partida cualquiera de las aristas que ofrece la realidad. Tomemos (tratemos de poner en situación) la apertura de la Feria del Libro. Durante la mañana de esa jornada aún no se sabía si el Presidente habría de acudir o no. Algunos pidieron conocer qué discurso iba a dar Tomás Eloy Martínez, quien, coherentemente y con todo derecho, se negó. Se le acercaron algunos discursos al Presidente escritos por intelectuales de primera línea. Había una verdadera pugna por llevarlo a la Feria y que abordara, no sólo el tema de los libros y la cultura, sino el de la relación entre los políticos y los intelectuales. Kirchner, poniendo la cabeza en la guillotina, no va a la Feria, no la abre con su palabra. Eloy Martínez dice su ponencia o discurso de apertura conociendo ese dato: el Presidente no va. El Presidente le da la espalda a la cultura. Desarrolla entonces un discurso sarmientino y eleva al libro a las poderosas esferas de las condiciones de posibilidad de la Historia. En suma: la Historia nace de los libros. Este argumento es sencillamente refutable, pero aquí no importa su refutación.

Página12 - 19 de febrero de 2006

 

Un poco de grandeza

Por José Pablo Feinmann

 

 

NA04FO01-grandeza

Hombre inquieto, culto, Artigas leía La Gaceta y conocía las tesis brillantes de Moreno: “Instrumentar al Estado popular para promover la transformación demoburguesa ante la ausencia de una auténtica burguesía nacional”. (¿Por qué será que no suenan para nada arcaicas estas formulaciones, sino actuales, casi urgentes?) Pero... “Pero Moreno fue de la idea a la vida y Artigas transita de la vida a la idea” (Vivian Trías, Juan Manuel de Rosas). Esto (que es definitivo en política) lo llevó a enfrentar al centralismo porteño, del cual Moreno fue el primer gran representante: “Si el objetivo (el de Artigas) era la nacionalización de las rentas aduaneras, la desaparición de la tiranía monoportuaria y el proteccionismo industrial, era indispensable para quebrar la hegemonía de Buenos Aires e integrarla en el conjunto de la nación, en un programa de interés común” (Trías).