2003

Página12 - 28 de diciembre de 2003

 

POLEMICA: EL PRESIDENTE Y LA SENADORA KIRCHNER FIGURAN COMO PERSONAJES DEL AÑO DE LA REVISTA “GENTE”

“Gente” es el medio y el mensaje

Como todos los presidentes anteriores y muchos funcionarios, Néstor Kirchner aceptó ser nombrado “personaje del año” por el semanario “Gente” y fue fotografiado para aparecer en la tapa del número especial, que aquí se reproduce desplegada. También lo hizo su esposa, Cristina Kirchner. Feinmann opina que los Kirchner no debieron hacerlo. Sus razones para un debate.

Por José Pablo Feinmann


La importancia política y cultural de la revista Gente es inmensurable. Acaso hoy atreviese una etapa de oscurecimiento, de inevitable decadencia, pero nada asegura que no retorne a sus mejores momentos, sobre todo cuando la sociedad y su dirigencia la requieren y la aceptan como una suerte de esencia de la patria, de vidriera nacional, de espacio insoslayable, de lugar en el que si se está uno es, ya que ahí –en medio de la exhibición y la bobería– reposan el ser y el sentido. No haremos aquí su historia porque ya está hecha en incontables (y, en general, excelentes) monografías de estudiantes de periodismo. Pero vamos a señalar sus momentos estelares.

Página12 - 5 de abril de 2003

 

Irak: Una guerra sin posguerra  

Por José Pablo Feinmann

 

No habrá posguerra de Irak. Por la CNN se lo puede ver a Colin Powell llegando a Alemania para iniciar la diagramación de la posguerra. Mentira. Su llegada es parte de la guerra. Una periodista del New York Times dialoga con colegas de la CNN: “Claro, esas imágenes de niños muertos en las calles o de tanta gente muriendo en hospitales. O los que se quedaron sin hogares. O los mutilados. Todo eso genera en el mundo un sentimiento ‘antiamericano’. Pero nosotros creemos que la gente odia tanto a Saddam que acepta pagar esos precios con tal de sacarlo del poder”. Mentira. Los que están dispuestos a pagar esos precios son ellos. No les importa que los odien. Han aprendido una verdad fundamental de los imperios: un imperio, para serlo, no requiere ser amado, requiere ser temido. 

Página12 - 31 de Mayo de 2003

 

Un flaco como cualquier otro

Por José Pablo Feinmann

 

El Flaco se llama Néstor, como el Presidente. También podría decirse –sin faltar a la verdad– que el Flaco es el Presidente, porque el Flaco, desde el domingo 25 de mayo de 2003, es el Presidente de este país en que todos estamos y también él; nosotros como ciudadanos, él como Presidente. Pero cuando amaneció el 25 el Flaco todavía no era el Presidente. Le tenían que poner la banda, tenía que jurar, saludar a los granaderos, advertirles a los ministros que Dios y la Patria les iban a demandar algo que jamás le demandaron a nadie, así estamos.

Página12 - 17 de Mayo de 2003

 

El factor iceberg

Por José Pablo Feinmann

 

Cerca de casa hay un diariero. Es un buen hombre, flaco, simpático, los dedos y los dientes manchados de nicotina. Vende los diarios de la tarde. Los pone sobre una mesita y después los cubre con un par de cartones. No quiere que los demás le miren, de reojo o abiertamente, los títulos de esos diarios que (no) exhibe. Cierta tarde –una cualquiera, andaba con tiempo y hasta con ganas de hacerle un bien– me detengo y le explico que el arte de titular es uno de los más venerables en periodismo. Que lo ejercen tipos que han sido a veces geniales y a los que se da el nombre de “tituleros”. “Usted les arruina el trabajo”, insisto. “La primera plana de un diario está para ser exhibida. Se ha pensado para eso. Desde sus títulos los diarios atrapan a los lectores. Los cautivan de una y mil maneras.” Me dice que eso no le importa. Que a él le revienta que se le paren ahí, descaradamente, y le lean los diarios. “No le leen los diarios. Leen los titulares.” “Los titulares son los diarios.

Página12 - 03 de Mayo de 2003

 

Cuba

Por José Pablo Feinmann

 

¿Por qué comete Fidel Castro un gesto tan ostensiblemente torpe? No bien uno se entera de la noticia (la noticia dice: Castro hizo fusilar a tres disidentes políticos) piensa, casi mecánicamente piensa: “¡Qué bien le viene esto a Bush!”. A Bush y a todos los lamebotas (Estados Unidos, hoy, calza botas) de Estados Unidos. A los Menem, por ejemplo. O a López Murphy. O a Aznar. A todos los que piden entrar en la isla de los sueños infinitos con la excusa de la violación de los derechos humanos. A todos los que exigen ese voto contra Cuba que se digita desde el Pentágono o el Departamento de Estado, desde el corazón artillado del Imperio. Es tan simple pensar “¡Qué bien le viene esto a Bush!”, tan mecánico y elemental que uno, después, se pregunta cómo es posible que Fidel lo ignore, cómo no va a saber él, un viejo león de la política y hasta, a veces, un mago de la Historia (hace más de diez años que cayó la bipolaridad y sólo él la mantiene), que esto, estos tres fusilamientos, este ampuloso gesto jacobino, es lo que Bush necesita, o, sin más, lo que estaba esperando.

Página12 - 28 de Abril de 2003

 

Pudo haber sido mucho peor

Por José Pablo Feinmann

 

Y bueno, seamos optimistas. Todo –que ya era malo– pudo haber sido peor. No se produjo el regreso de los muertos vivientes. Ese ex presidente con más de veinte ex funcionarios suyos procesados por la Justicia no ganó en la primera vuelta. El personaje tenía a su favor la fenomenal desmemoria de vastos, vastísimos sectores de la Argentina que habían elegido recordar los primeros y fáciles cinco años de su gestión, con cuotas, autos cero, viajes a Miami y créditos hipotecarios posibilitados por el sencillo y directo remate del país. Había pronosticado, a su favor, un 40 por ciento. El hombre es así, le fascina pelearse con la verdad. También con otras virtudes. En rigor, con casi todas ellas. Pero muchos lo votan por eso. “Es un zorro. Se las sabe todas. Nos metió en esto, nos va a sacar”. No sé si tiene sentido seguir hablando de él. Lamentablemente nuestro país nos obliga eternamente a hablar de personajes que nos desagradan profundamente, será porque se aferra a ellos. Tanto, que se les identifica.

Página12 - 19 de Abril de 2003

 

El imaginario inconfesable

Por José Pablo Feinmann

 

Estamos a punto de volvernos aún más impresentables de lo que somos. Es posible que Carlos Menem llegue por tercera vez a la presidencia de la Argentina. Cuando uno dice que estamos a punto de volvernos aún más impresentables, no piensa en presentarse ante la mirada de los otros. Aquí estamos: somos el pueblo que eligió tres veces a Menem, somos un pueblo moral y políticamente impresentable. No, vamos a ser todavía más impresentables ante nosotros mismos. Ante nuestra propia mirada. Una sociedad es responsable de los males que provoca. Y es también responsable de los que no puede impedir. En suma, todos vamos a ser responsables del regreso de quien no debía regresar. De modo que será imprescindible sugerir que nadie se disponga a elaborar frases como “este pueblo tiene lo que se merece” o, sin más, “este pueblo es una mierda”. Si nos hemos deslizado hacia la tercera puerta del Infierno, la culpa será de todos. De los que elegirán a Terminator y de los que no pudieron frenarlo construyendo una alternativa a su regreso. Estos –que se dinamizaron bajo la consigna Que se vayan todos– olvidaron algo. Cuando se lanzó esa consigna, Menem no estaba. No podía irse porque ya se había ido. De aquí que –pesadillescamente– acaso sea él quien verdaderamente se quede.

Página 1 de 2