2001

Página12 - 24 de Febrero 2001

 

Nos van a entretener hasta morir

Por José Pablo Feinmann

 

01-02-24f-entretener

1 Buenos Aires, 13 de febrero de 2000 (ANC-Utpba): “La fusión de America Online y Time Warner ratifica que las comunicaciones dominarán la economía en el siglo XXI. El proceso global de concentración de las comunicaciones tuvo en la fusión de empresas de soporte y de contenidos uno de sus capítulos más notables en los últimos años, a través de innumerables operaciones en todo el planeta, de las cuales las más destacadas fueron la unión del proveedor de accesos a Internet America Online (AOL) y la corporación de medios de comunicación Time Warner, por un lado, y la fusión de la francesa Vivendi con la canadiense Seagram.
“Time Warner posee cableoperadoras, revistas, producción y comercialización musical, producción de contenidos visuales y cinematográficos. Para la etapa que se avecina negoció durante largos meses una fusión con la más grande proveedora de accesos a Internet, AOL, que venía de derrotar a Microsoft en una costosa y prolongada batalla judicial por el abuso de posiciones monopólicas, tras una investigación que, dicho sea de paso, AOL no lograría trasponer exitosamente si fuese la acusada (ANC-Utpba)”.

Página12 - 24 de Marzo de 2001

 

Nosotros, el pueblo

Por José Pablo Feinmann

01-03-24f-nosotros

Una de las consignas más asiduas de la dictadura fue: “Achicar el Estado es agrandar la Nación”. Preparaban la economía de mercado. Ocurría, no obstante, que necesitaban, para hacerlo, al Estado en tanto instrumento de represión, de aquí que no pudieran desmantelarlo.
Fue una tarea conjunta. El equipo económico lanzaba al país a los brazos neoliberales y los militares hacían la tarea sucia de barrer con todas las resistencias que el país ofrecía. Así las cosas, el golpe del 24 de marzo de 1976 fue un golpe cívico-militar. No siempre se tiene esto en claro. No siempre, al menos, ocupa el primer plano del análisis. Se ha descargado la condena sobre los uniformados porque fueron ellos quienes concretamente mataron. Pero detrás de los militares estuvieron quienes Theodor Adorno llamó “asesinos de escritorio”.

Página12 - 7 de Abril 2001

 

Nuestro burgués querido

Por José Pablo Feinmann

 


01-04-07f-burgues1

En 1980 me levanté una mina. Nos habíamos citado en el bar Ramos y ella llegó tarde, costumbre (adorable y exquisita como ella) que habría de repetir largamente. Se sentó, nos miramos y en seguida nos dijimos algunas cosas de nuestras vidas. Todo normal hasta que ella me dice que fue la diseñadora de vestuario de La Patagonia rebelde. La miro absorto: “¿En serio?”. Dice muy naturalmente que sí, que ella es escenógrafa y vestuarista y que su primer gran vestuario en cine fue el de La Patagonia, que trabajó codo a codo con Osvaldo Bayer, que miraron innumerables fotografías, que buscaron las caras y las ropas del gallego Soto, del alemán Schultz, de Facón Grande, y que ella, después, las dibujó y las hizo hacer y todos se fueron al sur y filmaron la película bajo las órdenes del director, Héctor Olivera.

Página12 - 21 de Abril de 2001

 

Nuestro riesgoso país

Por José Pablo Feinmann

 

01-04-21f-pais

1 Tiene que existir una lógica interna, un acuerdo profundo, una necesidad compartida entre la dictadura militar, el peronismo y el radicalismo para que Domingo Cavallo haya sido figura de los tres “proyectos de país” que esas fuerzas políticas propusieron. El pasaje de Cavallo por el escenario procesista fue breve pero decisivo: estatizó la deuda privada. O sea, transfirió al Estado las obligaciones financieras de las empresas. Así “surge” Cavallo: como un hombre que carga sobre los cansados y teóricamente desacreditados hombros del Estado miles y miles de dólares que aliviarán a los empresarios y debilitarán al país, tanto como para iniciar lo que ya ha concluido: el Estado no existe; las empresas, sí.
Acaso Cavallo represente como nadie la muerte del bipartidismo. Se creyó que la Alianza venía a romper el bipartidismo. Pero no: hubo una purga interna en la Alianza (purga que determinó la exclusión del Frepaso) y de esa purga salió consolidado el viejo bipartidismo: este país que se reparten entre peronistas y radicales, fingiéndose unos campeones de la justicia social; otros, de la democracia política. Cavallo liquida el bipartidismo no porque construya una fuerza política alternativa sino porque unifica a peronistas y radicales. Ya no son dos, son uno. ¿Cómo explicar si no que un superministro del peronismo (Cavallo-Menem) se transforme en superministro del radicalismo (Cavallo-De la Rúa)?

2 Hagamos algo de (breve) historia. Cuando De la Rúa lo pone a López Murphy cree asegurarse su relación con los mercados. LM es un economista profesional que responde a la ideología de los economistas profesionales: sólo existe la economía.

Página12 - 5 de Mayo de 2001

A PROPÓSITO DE "LADY MACBETH DE MTSENSK"

Shostakovich

Por José Pablo Feinmann

01-05-05f-sho

Cuando a Rostropovich le preguntan por la mejor ópera que el siglo XX haya producido responde: Lady Macbeth de Mtsensk. Luego lo piensa, lo piensa brevemente, ya que tiene las cosas claras, y se adelanta a las posibles objeciones: “También amo, desde luego, Wozzeck y Lulu, pero...” Ah, pero E. introduce un concepto de escaso prestigio y cientificidad: el de “alma”. Porque dice: “Pero Lady Macbeth llega más a mi alma”. Y es un ruso el que habla y un ruso sabe de lo que habla cuando habla del alma. Habla, casi siempre, del alma rusa. Algo hay en Tolstoi, Dostoievsky, Chejov, Tchaicovsky, Mussorgsky, Meyerhold, Maiakovsky y también en Stravinsky y aun en el Rachmaninoff del Tercer concierto para piano que los semeja. Pertenecen a una geografía, a un modo entre trágico y ásperamente cómico de ver la vida, a una lengua, a una historia. Son rusos. Acaso a esa “ruseidad” esencial se refiere Rostropovich. No en vano, ahí, en el escenario del Colón, insólitamente encima de ese escenario como ninguna orquesta en ninguna ópera lo estuvo, se lo ve iluminado por un cenital poderoso, una luz incesante que cae sobre él como una bendición. Es la luz y la bendición de Shostakovich. El gran Mstislav encarna a su compositor amado y pareciera que sólo así, bajo la luz del “alma” de Shostakovich, se anima a dirigir esos desbordes orquestales (la fuga con que cierra el primer acto) que exigen tanto a la orquesta.

Página12 - 2 de Junio 2001

 

Muerte de un gran actor desocupado

Por José Pablo Feinmann

01-06-02f-desocupado

Era el mes de enero de 1982 y Adolfo Aristarain empezaba a filmar Ultimos días de la víctima. Ahí conocí a Arturo Maly. Se filmaba en una locación al aire libre. Había un sol tenue y una brisa incesante. Se puede ver en la película. Arturo hace su escena con Elena Tasisto. Arturo era Külpe, el tipo al que sigue Mendizábal, que lo hacía Luppi. Corte. Arturo viene y me lo presentan. Lo conocía bien. De La parte del león y de Tiempo de revancha. Un actorazo. Después nos conocimos mejor. Nos hicimos amigos.
A Arturo Maly siempre le importó mucho este país. También sintió siempre que este país no le daba lo necesario. Que no lo alimentaba. Que no podía, con su trabajo, con su talento, ganar lo suficiente para vivir tranquilo. En 1987 se fue a Puerto Rico a hacer telenovelas. Recuerdo el comentario de alguien: “Perdemos un actor, eh”. En Puerto Rico volvimos a encontrarnos. Yo había ido por la filmación de Tango Bar. Cierta noche cenamos con Raúl Juliá, que le pregunta a Arturo por qué está en Puerto Rico. Arturo le dice: “Porque mi país no me alimenta”. Luego, volvió.

Página12 - 16 de Junio 2001

 

Democratizar la riqueza

Por José Pablo Feinmann



Hay, en este país, 14 millones de pobres. Hay, entonces, algo que no funciona bien. Ni para los pobres ni para los ricos. Supongo que resulta innecesario aclarar por qué el sistema no funciona para los pobres. Hablemos de los ricos. Sólo una fenomenal miopía histórica y política les hace creer que esto los favorece. Sucede que siempre quieren ser más ricos y –sin duda– lo serán según funcionan las cosas. Pero hay una dialéctica tenebrosa, ya que en tanto ellos se enriquecen los demás se empobrecen y son tantos ya los pobres que pronto serán ingobernables.

Página 1 de 2